PureBallast
.
pureballast hero5 1920x480
 

Seleccione el sistema correcto de tratamiento del agua de lastre

Es importante seleccionar el sistema de tratamiento del agua de lastre adecuado. Debe ajustarse perfectamente a su embarcación para garantizar que las operaciones se desarrollen sin problemas y que se cumpla la legislación medioambiental en todo momento. El PureBallast 3 de Alfa Laval le asegura ambas cosas.

Comparación entre la luz UV y la electrocloración (EC)

La tecnología de tratamiento del agua de lastre que elija tendrá implicaciones importantes para su tranquilidad y su economía.

Decidir entre las principales tecnologías

Los dos métodos principales utilizados para el tratamiento del agua de lastre son el tratamiento con luz UV y la electrocloración (EC). Inicialmente, las tecnologías con luz UV como PureBallast se consideraban más simples y mejores para caudales de agua de lastre más reducidos, mientras que se pensaba que la electrocloración era más práctica para los caudales mayores. Sin embargo, esto está cambiando rápidamente.

En la actualidad, el tratamiento con luz UV y la electrocloración son similares en capacidad, espacio de instalación y consumo de energía, lo que trae a escena otros factores. La electrocloración implica riesgos para la salud, problemas de seguridad, gastos de consumo continuos y frecuentemente costes de capital ocultos, lo que puede inclinar la balanza a favor de la luz UV.

Nuestro documento técnico “Comparing UV and electrochlorination: Achieving peace of mind and economy in ballast water treatment” (Comparación entre la luz UV y la electroloración: Cómo lograr tranquilidad y ahorro de costes en el tratamiento del agua de lastre) explora estas cuestiones en profundidad. Léalo para ver cómo le afectará su elección, tanto a corto como a largo plazo.

Descargar el documento técnico

 

Elección de un sistema de tratamiento del agua de lastre

A la hora de analizar los sistemas de tratamiento del agua de lastre, existen 11 puntos clave que tener en cuenta. La siguiente guía de selección puede resultar de ayuda. Existen diversas tecnologías para el tratamiento del agua de lastre. El tratamiento con luz UV es una opción habitual, pero incluso los sistemas basados ​​en UV difieren notablemente.

Legislación sobre el tratamiento del agua de lastre

Las largamente esperadas regulaciones respecto al tratamiento del agua de lastre ya están entrando en vigor. Se ha ratificado el Convenio de la OMI para la gestión del agua de lastre (BWM) y la legislación de la Guardia Costera de los EE. UU. (USCG) ya está en vigor. Con una década de experiencia, Alfa Laval cuenta con el conocimiento para ayudarle a enfrentarse a las regulaciones que afectan a su embarcación.

El convenio BWM de la OMI

Adoptado en 2004, el Convenio BWM se conoce oficialmente como el Convenio internacional para el control y la gestión del agua de lastre y los sedimentos de los buques. Aunque su ratificación tardó muchos años, su introducción desencadenó el desarrollo de la gama actual de sistemas de tratamiento.

Desde su ratificación en septiembre de 2016, el Convenio BWM ha convertido el tratamiento del agua de lastre en un asunto importante en todo el mundo. Desde septiembre de 2017, las nuevas embarcaciones que se construyen deben disponer de sistemas de tratamiento homologados, mientras que las embarcaciones ya existentes deberán incorporarlos cuando deban pasar su primera inspección para la renovación de sus certificados a partir de esa fecha. En esencia, todos los buques deberán instalar un sistema de tratamiento en un período de aproximadamente cinco años.

Debido a que el Convenio BWM se estableció cuando no se contaba con tanto conocimiento sobre los mecanismos de control necesarios para el tratamiento del agua de lastre, con el tiempo se han desarrollado certificados de homologación de tipo de la OMI. Los certificados expedidos después de 2014 ofrecen más detalles sobre las limitaciones operativas de un sistema, como la salinidad, la temperatura y los niveles de transmisión de luz UV. Cualquier certificado emitido antes de esta fecha debe examinarse críticamente, y siempre debe buscarse la versión más reciente de un certificado.

En la actualidad, el Convenio BWM se interpreta de manera más o menos uniforme por parte de los organismos de pruebas a terceros de todo el mundo, que se esfuerzan por garantizar un alto grado de transparencia en todos los procedimientos de prueba.

El estándar sobre la descarga del agua de lastre de la USCG

El estándar sobre la descarga del agua de lastre de la USCG, la más destacada de las muchas normativas nacionales sobre el tratamiento del agua de lastre, está en vigor desde junio de 2012. A partir de diciembre de 2013, todos los buques nuevos que deseen deslastrar en aguas de Estados Unidos deben cumplir los requisitos para los buques existentes que se indican en él. Durante un período inicial, algunos sistemas homologados por la OMI se han homologado para su uso en aguas de Estados Unidos como sistemas de gestión alternativos (AMS por sus siglas en inglés). Sin embargo, debido a la disponibilidad de sistemas de tratamiento con homologación de tipo de la USCG, los sistemas de tipo OMI instalados después del 7 de marzo de 2017 ya no recibirán la homologación como AMS.

Actualmente los sistemas presentados para la homologación de tipo de la USCG deben probarse de acuerdo con el método de tinción de la CMFDA/FDA. En el momento de realizar las pruebas, los sistemas deben estar bien desarrollados, y dichas pruebas debe realizarlas una tercera parte independiente. Este nivel de transparencia aporta credibilidad a los resultados de las pruebas. Además durante las pruebas de la USCG existen requisitos más específicos respecto a la supervisión de los parámetros operativos.

Hasta la fecha, solo unos pocos sistemas de tratamiento del agua de lastre han recibido la homologación de tipo de la USCG, entre ellos el PureBallast 3. La aceptación futura del método de pruebas del número más probable (NMP), que es más apropiado para los sistemas basados ​​en luz UV, como el PureBallast 3, permitiría seguir usando algunos sistemas que en la actualidad están homologados como AMS.