Cómo limpiar microplásticos del Oceáno

Los estudios demuestran que los microplásticos tienen un impacto devastador en el medio marino. En un proyecto de investigación danés, las membranas de Alfa Laval demostraron eliminar efectivamente esta amenaza invisible de las aguas residuales.

FECHA 2019-01-08 AUTOR Richard Orange
banner_sea_ocean_water_1200x300.jpg

Actualmente podría haber hasta 50 billones  (50 000 000 000 000) de partículas de microplástico inundando los océanos del mundo.

 

“El problema de los microplásticos es que no desaparecen en el medio ambiente”, indica Claudia Sick, bióloga y directora de proyectos de la ONG danesa Plastic Change. “Al plástico le cuesta mucho tiempo degradarse completamente, muchos cientos de años o más, y durante este largo período, estas partículas de diferentes tamaños pueden causar daños a una gran variedad de organismos”.

Pequeños pero perjudiciales

La mayoría de nosotros rara vez nos encontramos con los trozos más grandes de la contaminación por plásticos, que son los componentes más visibles de los basureros oceánicos, como la Isla de Basura del Pacífico, una concentración de plástico girando de un tamaño mayor que el de Texas y descubierta en 1985. Pero todos tragamos regularmente trozos de microplástico. Y aunque los efectos para la salud humana son desconocidos, hay cada vez más pruebas de que están dañando la vida animal, especialmente en los mares.

 

“Estas pequeñas partículas bloquean o reducen físicamente la funcionalidad de los órganos vitales; en un mejillón, las partículas de microplásticos pueden adherirse a sus órganos de filtración de los alimentos, y en los peces, a las branquias o al interior de sus sistemas digestivos”, explica Sick. Esto puede tener un impacto devastador en la fauna marina.

 

Según Emmanuel Joncquez, especialista en procesos de biorreactores de membrana en Alfa Laval, la investigación sobre este problema global apenas ha dado sus primeros pasos, aunque el problema tenga cada vez más reconocimiento. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente lanzó este año su campaña Mares Limpios, en la que se anima a los países a tomar medidas como prohibir el uso de microplásticos en los cosméticos.

“El problema podría ser incluso peor de lo que creemos, porque los microplásticos son muy difíciles de encontrar y medir”, explica Joncquez. Algunas redes de arrastre oceánicas han intentado recoger partículas de menos de 0,3 mm de diámetro, y entre este diámetro y los 0,005 mm todavía no existe una forma científicamente aceptada de cuantificarlas. “Cuando se filtra a este tamaño, los sistemas de análisis estándar tienen dificultades para indicar si se trata de un plástico o de otro material”, señala Joncquez.

¿De dónde vienen los microplásticos?

Los microplásticos se dividen entre “materiales primarios” (microplásticos utilizados, por ejemplo, como exfoliantes en productos de belleza y cosméticos, o para quitar pintura y óxido), y “materiales secundarios”. Éstos últimos son fragmentos creados por la desintegración de trozos de plástico más grandes, como fibras de productos textiles, neumáticos de automóviles y embalajes.

 Infografía de dónde vienen los microplásticos

 

 Proyecto piloto premiado

Alfa Laval ha trabajado con Plastic Change, la Universidad de Aarhus, la Universidad de Roskilde y EnviDan para medir las cantidades de microplásticos lanzadas al fiordo de Roskilde en Dinamarca desde la planta de tratamiento de aguas residuales  de Bjergmarken.

 

Alfa Laval financió, instaló, administró y operó una planta piloto de biorreactor de membrana (MBR) capaz de filtrar hasta 0,2 μm (micrómetros), una milésima parte del diámetro de las redes o filtros utilizados en las redes de arrastre de plástico estándar. La planta ayudó a la investigación, multiplicando por 50 la concentración de los sólidos suspendidos en el agua retenida para que pudieran estudiarse.

 

“Afortunadamente, la concentración de plástico en las aguas residuales danesas no es tan alta hoy en día como para que baste tomar un bajo volumen de agua para obtener una muestra adecuada y representativa; es necesario filtrar una gran cantidad de agua”, explica Sick. “En ese aspecto, el MBR de Alfa Laval resultó de gran ayuda, ya que podía crear una concentración de plástico a partir de un gran volumen de aguas residuales”.

Tecnología de membrana para “atrapar” microplásticos.

“Lo que me ha resultado más interesante hasta ahora es que aproximadamente del 1 % al 5 % de los microplásticos que pasan por la planta de tratamiento de aguas residuales terminan en las aguas residuales tratadas, y el 80 % termina en los lodos, mientras que el resto se captura en otro lugar y, en cierta medida, se incinera”.

 

Más del 50 % de los lodos daneses se utiliza como fertilizante para agricultura, por lo que el plástico atrapado en el lodo de la planta, que contenía muchos fragmentos de caucho negro, posiblemente de neumáticos, se devuelve a las tierras de cultivo, donde Sick teme que pueda cambiar el comportamiento y la salud de organismos clave de la tierra, antes de ser posiblemente arrastrados a los ríos y el mar.

 

Para Alfa Laval, el estudio respalda otros casos previos que demuestran que el proceso de MBR es una forma eficiente de eliminar los microplásticos. Aún no se han encontrado partículas de microplástico en las aguas residuales tratadas por la planta piloto, y el análisis se ha realizado hasta el momento bajando a partículas de hasta 50 μm (micrómetros). “Esto confirma que el MBR retiene más microplásticos que las tecnologías convencionales”, afirma Joncquez.

 

La tecnología de biorreactores de membrana es hoy en día aún más costosa y gasta más energía que los tanques de sedimentación, lo que limita su uso a donde haya limitaciones de espacio, requisitos de producción específicos o la tierra sea costosa. De acuerdo con Joncquez, los municipios nórdicos están empezando a pensar en el MBR como una solución al problema de los microplásticos.

 Primeras Normativas

“La gente sabe que pronto podría haber una normativa sobre el plástico y está empezando a buscar soluciones”. Pero Joncquez cree que los científicos tardarán algunos años en desarrollar una forma eficaz y estandarizada de medir la cantidad de microplásticos en el agua.

 

Sin embargo, los gobiernos ya están tomando medidas en el extremo del suministro, y Reino Unido y Suecia han prometido prohibir la venta de cosméticos que contengan microesferas de plástico para principios de 2018, en la línea de movimientos similares en EE. UU., Canadá y Países Bajos. Pero Joncquez cree que aún queda un largo camino por recorrer.

 

Evitar que se introduzca más plástico en el mar es realmente importante, y debería suceder”, dice. “Pero al igual que ocurre con la regulación del cambio climático, podría tardar 50 años”. Con los humanos lanzando entre 4 millones y 14 millones de toneladas de plástico al océano cada año, para entonces habrá mucho más que limpiar. Pero gracias a una resolución de la ONU de diciembre de 2017 que pedía a todos los miembros “priorizar políticas” que “eviten que la basura marina y los microplásticos entren en el entorno marino”, las cosas están empezando a cambiar.

Compartir en redes sociales:

 

Síguenos en     

Contribución de Alfa Laval a los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por las Naciones Unidas sientan las bases sobre las que todos nosotros debemos de enfocarnos para alcanzarlos, especialmente compañías como la nuestra. Podemos decir con orgullo que Alfa Laval y nuestros equipos contribuyen de manera activa al éxito de más de la mitad de los 17 objetivos.

Conozca la contribución de Alfa Laval a los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Desarrollo Sostenible: Vida bajo el agua

Objetivo 14 de desarrollo sostenible
El objetivo 14 es conservar y utilizar de manera sostenible los océanos, mares y recursos marinos para el desarrollo sostenible.

Alfa Laval ofrece una amplia gama de productos en las áreas de energía y medio ambiente que contribuyen a reducir la contaminación marina y proteger la biodiversidad marina.

Membranas MBR

Beneficios: 


• Minimizar
el consumo de energía

 

• Reducir 
las necesidades de limpieza.


• Facilitar el mantenimiento.


• Maximizar la capacidad


Descubre nuestros nuevos módulos de membrana MBR

SABÍAS QUE...

¿Un estudio danés realizado en el fiordo de Roskilde encontró, en promedio, una partícula plástica en cada mejillón y de una a cuatro partículas en cada pez?


.. se encontró una tortuga en Bermudas con más de 2,000 piezas de microplástico dentro de ella, y ésta murió. Un estudio de la Universidad de Queensland estima que más de la mitad de las tortugas marinas del mundo han ingerido plástico.

"Ha quedado demostrado que las membranas MBR retiene más microplásticos que las tecnologías convencionales"

EMMANUEL JONCQUEZ, especialista en procesos de biorreactores de membrana en Alfa Laval.

Otros Artículos de interés: